LA VÍA LÁCTEA DIVIDENDO EL CIELO SOBRE OBSERVATORIO VLT

Esta fotografía, tomada por el Fotógrafo embajador de ESO, Petr Horálek, mira hacia el oeste desde el Observatorio Paranal de ESO, en Chile.

El objeto brillante del centro de la imagen es la Luna (un poco más arriba, a su izquierda, vemos al planeta anillado Saturno, mientras que el rocoso Mercurio se encuentra en la parte inferior izquierda). Saturno y Mercurio son planetas difíciles de ver a simple vista, pero esta impresionante imagen los capta maravillosamente, a pesar de en esa posición cercana la Luna emana una luz relativamente brillante. La polvorienta Vía Láctea parece dividir el cielo horizontalmente: arriba, una vista nocturna plagada de estrellas y, abajo, los últimos signos del Sol. En esta cortina cósmica destacan muchas nebulosas conocidas, como la Nebulosa de la Laguna, la Nebulosa de la Pata de Gato y la Nebulosa Trífida.

Juntos, los telescopios individuales de esta imagen conforman el Very Large Telescope (VLT) de ESO, el observatorio óptico e infrarrojo más avanzado del mundo. El VLT consta de cuatro grandes Unidades de Telescopio, cada uno con un espejo de 8,2 metros de diámetro, y cuatro Telescopios Auxiliares más pequeños, con espejos de 1,8 metros de diámetro.

UN DESORDENADO VIVERO DE ESTRELLAS EN GALAXIA NGC 5236

El instrumento MUSE, instalado en el Very Large Telescope, en el Observatorio Paranal de ESO, en Chile, ha captado miles de estrellas recién formadas en el corazón de NGC 5236. Conocida como “el molinillo austral”, esta galaxia recibe su nombre común por su hermosa configuración en forma de brazo espiral y por su ubicación en una constelación del hemisferio sur: Hidra. Las regiones brillantes de formación estelar iluminan esta galaxia, incluida la región que se encuentra aquí, situada dentro del centro de la galaxia.

Cuando se dan las condiciones adecuadas y, por regla general, dentro de los brazos espirales de una galaxia, las nubes moleculares frías, compuestas principalmente de gas de hidrógeno, pueden colapsar y formar nuevas estrellas. En las nubes más grandes, la quema de una nueva estrella puede crear un efecto dominó, iniciando el colapso del gas circundante y desencadenando la formación de más estrellas. Sin embargo, dentro del centro de una galaxia, otros procesos entran en juego. El agujero negro supermasivo que hay en el centro de NGC 5236 canaliza vastos canales de material y materia hacia sí mismo; al mismo tiempo, escupe hacia fuera, de forma errática, tanto materia como grandes cantidades de energía, haciendo que la enorme cantidad de formación de estrellas que tiene lugar alrededor de la región central de esta galaxia sea más desordenada.

¿ARMA CÓSMICA CON LÁSER?

Puede que, a primera vista, esta imagen, con esos enormes haces de luz que parecen una terrible arma cósmica, resulte impresionante a la par que amenazante. Afortunadamente, ¡no es el caso! Esta Imagen de la semana de ESO muestra algo mucho más benigno: una mezcla de gas, polvo y potentes láseres.

La Nebulosa de Carina, una de las nebulosas más grandes del cielo nocturno austral, es un objetivo perfecto de observación para el Very Large Telescope (VLT) de ESO. En esta imagen, la nebulosa aparece sobre el hogar del VLT (el Observatorio Paranal de ESO, en Chile) como una impresionante nube rosa en el cielo despejado. La Nebulosa Carina es una vasta nube de polvo y gas: las propias estrellas de la nebulosa ionizan el gas, haciendo que brille.

En esta imagen, la instalación puntera de óptica adaptativa, instalada en una de las Unidades de Telescopio (UT) de 8,2 metros del VLT, está en pleno funcionamiento. Las UT lanzan los rayos láser naranja hacia la atmósfera, donde excitan las partículas de sodio, haciendo que brillen. Esto crea “estrellas” artificiales que se pueden utilizar para medir los efectos de perturbación de la imagen causados por la atmósfera de la Tierra, efectos que luego son corregidos por el telescopio.

ANILLO ALREDEDOR DE LA LUNA SOBRE PARANAL

Esta imagen que parece de otro mundo, obtenida en el Very Large Telescope (VLT) de ESO, en el norte de Chile, se debe a una combinación de fenómenos de luz natural y artificial. Esta imagen etérea capta un halo lunar en un cielo nublado, algo poco común sobre el Observatorio Paranal de ESO. Este fenómeno óptico se crea cuando millones de pequeños cristales de hielo y gotas de agua, que se encuentran en la atmósfera circundante, refractanla luz de la luna.

Estos halos son bastante comunes; sin embargo, para aparecer, requieren de un poco de luz, por lo que la Luna debe estar en una posición específica en relación con la Tierra y el Sol para reflejar la cantidad de luz suficiente y producir así un sutil anillo de este tipo. Este halo en particular comprende múltiples bandas de colores que se forman de la misma manera que en un arco iris: la luz de diferentes longitudes de onda se refracta en cantidades variables. La luz blanca se divide así en sus partes constitutivas, para crear un espectro de colores visualmente distintos.

Estrellas y calaveras: una nueva imagen de ESO revela una nebulosa espeluznante

Este remanente etéreo de una estrella muerta hace mucho tiempo, enclavado en el vientre de La Ballena, tiene un inquietante parecido con un cráneo flotando a través del espacio. Captada con asombroso detalle por el Very Large Telescope (VLT) de ESO, en esta nueva imagen la espeluznante nebulosa Calavera se muestra en hermosos colores sanguinos. Esta nebulosa planetaria es la primera conocida que se asocia con un par de estrellas estrechamente unidas orbitadas por una tercera estrella externa.

DÚO EN LA OSCURIDAD DE CONJUNTO ALMA

Las noches de invierno en la meseta de Chajnantor pueden dar sensación de aislamiento, pero no cabe la menor duda de que hay que compartir la maravilla de algunos de los cielos más secos y oscuros del mundo.

Esta imagen muestra dos de las 66 antenas que componen el conjunto ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), del que ESO es un socio, mientras trabajan juntas para observar los cielos en longitudes de onda milimétricas y submilimétricas. Estas longitudes de onda son bastante difíciles de observar, ya que el vapor de agua de la atmósfera absorbe este tipo de luz y evita que llegue a la superficie. Para captarlas, los telescopios deben colocarse a altitudes muy altas, donde el aire es más seco y menos absorbente. Para ALMA, eso implica una elevación de 5000 metros.

Sobre el par de telescopios vemos la constelación de Orión (el cazador), identificable por su distintivo cinturón lleno de estrellas. El hombro del asterismo lo marca, en la zona derecha de la foto, la supergigante roja Betelgeuse, situada a poco menos de 650 años luz de nosotros. Betelgeuse es un objetivo prioritario para observaciones en longitudesde onda milimétricas y submilimétricas, al igual que la vecina Nebulosa de Orión.

Muerte por espaguetificación: telescopios de ESO registran los últimos momentos de una estrella devorada por un agujero negro

Utilizando telescopios del Observatorio Europeo Austral (ESO) y de otras organizaciones de todo el mundo, un equipo de astrónomos ha detectado una rara explosión de luz proveniente de una estrella desgarrada por un agujero negro supermasivo. El fenómeno, conocido como evento de disrupción de marea, es el más cercano de este tipo registrado hasta la fecha, a una distancia de poco más de 215 millones de años luz de la Tierra, y ha sido estudiado con un detalle sin precedentes. La investigación se publica hoy en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

CÍRCULOS CONCÉNTRICOS SOBRE OBSERVATORIO LA SILLA

En esta llamativa Imagen de la Semana, brillantes senderos de estrellas cubren el cielo del Observatorio La Silla, en Chile. Este tipo de senderos se forman a medida que la Tierra gira sobre su eje: la rotación de nuestro planeta hace que, en apariencia, las estrellas se muevan en el cielo y, mientras lo hacen, trazan lentamente arcos y círculos concéntricos perfectos. Por lo tanto, una fotografía como esta requiere de una larga exposición para capturar el paso del tiempo.

En el centro de esta imagen se encuentra el Telescopio Submilimetro Sueco-ESO, que ya no está operativo, y a la izquierda, en la cima de la montaña y en plena actividad, vemos el Telescopio de 3,6 metros de ESO. Este telescopio alberga al instrumento HARPS (High Accuracy Radial velocity Planet Searcher, buscador de planetas por velocidad radial de alta precisión), que busca exoplanetas midiendo los diminutos movimientos de “bamboleo” de las estrellas anfitrionas provocado por los planetas.

El Premio Nobel de Física 2020 otorgado a una investigación sobre el agujero negro supermasivo de la Vía Láctea llevada a cabo con telescopios de ESO

Reinhard Genzel y Andrea Ghez han sido galardonados conjuntamente con el Premio Nobel de Física 2020 por su trabajo sobre el agujero negro supermasivo, Sagitario A*, situado en el centro de nuestra galaxia. Genzel, director del Instituto Max Planck de Física Extraterrestre, en Alemania, y su equipo, han realizado observaciones de Sagitario A* durante casi 30 años utilizando una flota de instrumentos instalados en telescopios del Observatorio Europeo Austral (ESO).

SENDEROS DE ESTRELLAS SOBRE PARANAL

Imágenes como esta resaltan sin duda el movimiento de nuestro planeta a través del espacio. Además de viajar por un camino elíptico alrededor del Sol, la Tierra gira sobre su eje, y ese es el movimiento de rotación responsable de esta llamativa imagen.

A medida que la Tierra gira, las estrellas parecen cambiar de posición y moverse a través del cielo en largos arcos, creando estos llamativos senderos de estrellas centrados en el polo sur celeste. Para capturar con éxito el movimiento aparente de las estrellas, el fotógrafo Fred Kamphues tomó múltiples fotos de larga exposición y las compiló, creando esta extraordinaria fotografía.

La carretera iluminada que se ve en la zona inferior conduce al Observatorio Paranal, hogar del Very Large Telescope (VLT) de ESO. En esta imagen pueden verse, en la cima de la montaña (Cerro Paranal), el VST y dos de las cuatro Unidades de Telescopio (UT). La baliza naranja que barre el cielo nocturno, enfatizada por la fotografía de larga exposición, es fruto de los rayos láser de una de estas UT.

× ¿Cómo puedo ayudarte?